El exclusivo proyecto de Tupungato Winelands, dirigido por el apasionado viticultor Matías Michelini, se erige como la joya secreta del Nuevo Mundo.

Ubicación

En el corazón de Gualtallary, sobre el terroir más estimulante del Valle de Uco, Tupungato Winelands da vida al emprendimiento vitivinícola Can Pedra. El proyecto tiene su propia mitología: sus viñedos honran los principios de la agricultura biodinámica, postulada por el filósofo Rudolf Steiner cien años atrás.

Masterplan

  • 40 hectáreas de viñedos
  • 8 hectáreas de frutales
  • Una Bodega de 3000 m2
  • Una destilería
  • Un restaurant de alta gastronomía
  • La Masía

En el mágico terroir de Gualtallary, los vinos adoptan un lenguaje propio. La complejidad y la profundidad son la insignia de este terruño, donde clima, suelo y agua se combinan en una trilogía perfecta.

Desde sus rincones más íntimos, aflora un vino que comprende e interpreta al territorio como ningún otro: el vino de Can Pedra.

Matías Michelini

Nadie conoce la fertilidad mágica de Gualtallary como Matías Michelini.

Tupungato Winelands cumple su sueño de dirigir un emprendimiento vitivinícola siguiendo los postulados biodinámicos de Rudolf Steiner, que considera al viñedo como un organismo vivo, que escucha y respeta los ritmos de la luna, el sol y los astros.

La convivencia armónica del hombre, los animales y la vegetación es la fuente virtuosa de la que surge el vino más representativo de Gualtallary.

La Bodega, del cielo a la tierra

La bodega de Can Pedra está escondida en un cerro. El proceso del vino comienza en el exterior alto e inmenso y termina en la sala de barricas ubicada en el interior profundo del cerro. Can Pedra entabla un compromiso inquebrantable con el planeta; por eso, la bodega no consume energía en ninguna etapa del proceso productivo.

La Masía

La Masía es la granja que funciona como epicentro de la producción biodinámica. Con una arquitectura circular, organizada geométricamente a partir de anillos concéntricos, conecta el entorno inconmensurable del Valle de Uco con el corazón de la experiencia biodinámica.

Can Pedra busca conseguir la Certificación Full que otorga la organización Demeter Internacional. Alcanzarla consta la calidad y la responsabilidad de la producción biodinámica.

Fidivinos, ser parte de un sueño

Can Pedra no pertenece a un único dueño sino a un grupo de personas que, mediante una pequeña inversión, acceden, individualmente, a una cuota parte del emprendimiento. Cada cuota parte recibe el nombre de Fidivino: adquirir uno es convertirse en propietario de una parte de Can Pedra.

Quienes acceden a un Fidivino se apropian, así, de una partida anual de botellas de un vino irrepetible: un vino que es la experiencia más transparente y compleja del Nuevo Mundo. Al mismo tiempo, participar de Can Pedra es disfrutar de una variedad de beneficios en Tupungato Winelands y en los distintos emprendimientos de BD. Ser parte de Can Pedra es vivir el lujo de integrar una comunidad propietaria de una bodega con una filosofía y una mística únicas. Una forma de ver el mundo que entiende que de la comunidad y de la armonía con la Tierra en todas sus dimensiones surge el vino más fiel y representativo del terruño.

Can Pedra es el fruto maduro de Gualtallary: el tesoro de Tupungato Winelands

Contáctese con nosotros:

Desliza para enviar

Ser parte de Tupungato Winelands es descubrir que en la inmensidad, el lujo no tiene límites.